Blog Notícies


IMPLANTACIÓN TINTAS DE BAJA MIGRACIÓN

09/05/2017

Del mismo modo que en el año 2014 en Ingogroup nos propusimos avanzarnos a nuestra competencia y ser de las primeras empresas del sector de la etiqueta autoadhesiva en estar certificada bajo la normativa BRC; durante el pasado año 2016 hemos estado trabajando con nuestro proveedor estratégico de tinta FLINT (un referente a nivel mundial), para poder garantizar que desde el primer trimestre del 2017 pudiéramos imprimir todas nuestras etiquetas utilizando únicamente tintas de Baja Migración.

Como es sabido, en el mundo del packaging y el embalaje flexible de gran formato, este tipo de tintas son utilizadas ya como un estándar al tratarse de productos que entran, la mayoría de ellos, en contacto directo con los alimentos.

En el caso de la impresión de etiquetas autoadhesivas (banda estrecha) lo que entra en contacto directo con el packaging, y en algunos casos con los alimentos directamente, es el adhesivo y por ello siempre hemos trabajado con materiales que tienen la certificación ISEGA de contacto directo con alimentos grasos. Pero como la intención de Ingo ha sido siempre avanzarse a las necesidades futuras de sus clientes, hemos querido adelantarnos a la aplicación obligada de futuras normativas (algunas de ellas están ya hoy en vigor como la Directiva Europea 2002/72 / CE, y en países como Suiza, con una legislación mucho más estricta, a la Ordinance of the FDHA on Materials and Articles (817.023.21)), y ofrecer a nuestros clientes la total seguridad de que todos sus productos están etiquetados con adhesivos certificados para contacto directo alimentario y a partir de este 2017, impresos todos con tintas de baja migración que cumplen la normativa Suiza antes comentada.


Pero, ¿qué es la Baja Migración?

Para empezar debemos saber qué se entiende por “migración”. Básicamente la migración es la transferencia de sustancias desde el envase hasta los productos alimenticios envasados.

Hay que decir que Baja Migración no significa que no se produzca migración. Los productos de baja migración se formulan y prueban específicamente para su uso en aplicaciones de impresión sensibles a los problemas de migración. Básicamente están hechas de materiales que, en condiciones normales o previsibles y cuando se usan correctamente en la aplicación prevista, no migran al packaging o recipiente a niveles por encima de los límites aceptados actualmente.


¿Cómo ocurre la migración? 


¿Cómo se mide la migración y en qué unidades? 

La presencia de trazas de sustancias migratorias no siempre se detecta en las pruebas de olor y sabor, o cuando se consume el alimento, pero puede identificarse mediante un análisis químico sensible.

La concentración de migrantes se expresa en mg / 6 dm2 del envase o mg/kg del contenido de alimentos (µg/kg = ppb (Partes Por Billón))

La migración se mide en laboratorios especializados acreditados que utilizan células de medición sofisticadas y equipos de cromatografía altamente sensibles o de espectroscopia de masas. La medición de la migración de los envases impresos es mucho más compleja que la evaluación del olor o mancha. Implica identificar y cuantificar materiales que han sido transferidos de una muestra de material de embalaje frente a una muestra de control – idealmente una muestra del paquete lleno. En la práctica, el análisis de las muestras de alimentos es difícil, por lo que simuladores de alimentos se utilizan para imitar la naturaleza de los alimentos en cuestión. Hay diferentes modelos de análisis pero el más habitual es el que tiene en cuenta el área de impresión, peso del simulador de alimentos, tiempo de contacto y temperatura – y los resultados más habitualmente expresados ​​en partes por billón (ppb): en realidad, mg por kg de alimento. Los modelos de migración de los diferentes productos alimenticios se establecen en los reglamentos de la CE y normalmente se citan a partir de pruebas de migración que incluyen 600 cm2 de impresión, 1 kg de alimentos y 10 días a 40 ° C. Los reglamentos de la CE están sujetos a revisiones y actualizaciones periódicas.


¿Qué nivel de migración es aceptable?

La determinación de un nivel máximo aceptable de migración se basa en el perfil toxicológico del material migratorio y, en algunos casos, en la disponibilidad de datos toxicológicos y en su evaluación por expertos. En todos los casos, los migrantes deben identificarse primero para llevar a cabo una evaluación del riesgo. En la siguiente tabla se describen los niveles de migración que son ampliamente aceptados por los toxicólogos y varios estudios:

Medido level                                               Descripción 

<10 ppb                                                       No nivel de efecto

10 – 50 ppb                                                Evaluar el resultado de la prueba

> 50 ppb                                                      Evaluación completa necesaria

¿La migración es un fenómeno dependiente del tiempo?

La migración es un fenómeno dependiente del tiempo. Cuando los componentes más potencialmente “migratorios” están en la proximidad de los bienes envasados, mayor es el riesgo de migración. Sin embargo, se establecerá un equilibrio definitivo entre el nivel de inmigrantes en el alimento y su envase.

¿Qué migra?

El migrante potencial incluye plastificantes de plásticos o tintas; monómeros de plásticos o recubrimientos; disolventes, lavados, productos químicos de limpieza, aceites y grasas; componentes de bajo peso molecular de tintas, adhesivos, etc. y aditivos de tinta de bajo peso molecular (por ejemplo, fotoiniciadores para curado UV); destilados de hidrocarburos o aceites minerales a partir de tintas convencionales.

¿Cuál es la Legislación de la Unión Europea?

Las tintas de impresión para envases de alimentos no están directamente cubiertas por la legislación europea. Hay, sin embargo, varias regulaciones que son relevantes para las tintas de envasado de alimentos. Por ejemplo, la Directiva Europea 2002/72 / CE se refiere a los materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con los productos alimenticios. La Directiva establece un límite general de migración (OML) de 60 mg / kg de alimentos o 10 mg / dm2 de superficie. Además, se establecen límites específicos de migración (SML) o contenidos máximos en el material o artículo (QM) para sustancias individuales. También contiene una lista positiva de monómeros y otras sustancias de partida utilizados en la fabricación de plásticos destinados al contacto directo con los alimentos. Por lo tanto, las tintas de embalaje que no estén destinadas al contacto directo con los alimentos no entran en el ámbito de aplicación de la presente Directiva. Sin embargo, si hay componentes utilizados en la tinta, que se enumeran, deben cumplirse las restricciones pertinentes de esta directiva, como los límites de migración específicos o el contenido máximo. El requisito de emitir una declaración de conformidad tampoco se aplica a las tintas de embalaje.

Categoría Certificaciones

Etiquetas BRC/IOP, Baja migración, Contacto directo con los alimentos, Packaging